"LA HISTORIA DE LA FILOSOFÌA ILUSTRADA"

JUICIOS SINTÈTICOS A POSTERIORI

 

Un juicio sintético es "a posteriori" cuando su validez se comprueba empíricamente, por medio de la información que obtenemos a través de los sentidos. En el caso anterior podemos comprobar visualmente que la manzana es verde, o bien detectar mediante algún mecanismo la longitud de onda de la luz que refleja su piel y determinar que se halla en el rango de frecuencias que denominamos "verde". Los juicios sintéticos a posteriori, es decir, cuya validez se comprueba mediante la experiencia sensorial, son los más frecuentes y los que originan la mayor parte del conocimiento humano.
 
Sin embargo hay casos en que no podemos comprobar experimentalmente la validez de un juicio sintético. Son los casos en los que el sujeto es muy numeroso o infinito, o incluso en que el sujeto no es un objeto sensible, sino un objeto "del entendimiento", es decir, un objeto cuya existencia no puede detectarse sensorialmente. Por ejemplo, no podemos comprobar experimentalmente la validez del juicio "Todas las manzanas son verdes", ya que requeriría someter a comprobación todas las manzanas posibles. Tampoco es verificable empíricamente el juicio "Los ángulos de un triángulo suman 180 grados", ya que el número de triángulos posibles es infinito. Por otro lado, el juicio "2 + 2 = 4" tampoco es experimentable en su forma universal.

© 2009 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode