"LA HISTORIA DE LA FILOSOFÌA ILUSTRADA"

EN SEGUNDO LUGAR

Pero, es claro que phrónesis es más que una habilidad. Ocurre que Aristóteles ha reconocido con plena conciencia la exigencia de un logos adecuado a la dimensión práctica del hombre, de un logos humano diferente del logos formal puro que corresponde a la dimensión cognoscitiva - científica del hombre. La phrónesis es tematizada como la razón de lo contingente. En efecto, en un mundo contingente, en el que juega el azar y el kairós, la prudencia, a los ojos de Aristóteles, es esa capacidad intelectual imprescindible para orientarse frente a los embates de las circunstancias. Alcanzar el justo medio - que es la exigencia moral- es difícil, pues el méson como el kairós supone una captación concreta de los sujetos, de los casos, de las circunstancias y un juicio que recurre al testimonio de los sentidos; de allí que "puesto que es difícil alcanzar exactamente el medio, debemos tomar el mal menor en la segunda navegación" (Et.nic. 1109ª34). La "segunda navegación" nos trae el recuerdo de las peripecias de Ulises, "el fecundo en recursos" (Odisea III, 160-165). En efecto, Ulises representa al hombre sagaz que, dotado de una racionalidad incompleta, al decir de Jon Elster

© 2009 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode